sábado, 25 de febrero de 2017

La, la, land: El Amor es un Cuento (O un musical)

Cuando vi que La, la, land había alcanzado el récord de 14 nominaciones al Óscar, casi tuve la certeza de que estábamos ante la reactualización de ese bodrio insufrible (Ganadora de Óscar, por supuesto) que es Shakespeare in Love. Si hubiera tenido como protagonista a la insoportable Gwyneth Paltrow no me hubiera molestado ni en escupir en su póster promocional; pero en su lugar estaba la, generalmente, entretenida Emma Stone; además, Ryan Gosling, el perdedor más cool del cine contemporáneo. 
Por si fuera poco, el director Damien Chazelle, ya en esa joya minimalista  que es Whiplash nos había demostrado que si hace cine es para que el vulgo, que usualmente rasga sus oídos con esas gilletes que representan Kanye West o Selena Gómez (O el Shaky Shaky  o Maluma) escuche jazz (que, ¡Oh, sorpresa! no había sido solo el nombre del amigo del príncipe del rap). 
Así que, con ciertas reservas, había que darle una oportunidad a su visionado.
El resultado fue más allá de lo esperado. Si bien estamos ante una historia predecible (Y sí, sospechosamente parecida a Shakespeare in Love, incluso en el final de un amor no por falta de amor); la película nos ofrece, también una banda sonora increíble, tremendamente emocional  (salvo un par de musicales infectos puestos con calzador para que quede claro que estamos ante un "homenaje" a la "Edad Dorada" de Hollywood) y llena de jazz por todo lado. También está City of Stars, una canción que está destinada a convertirse en uno de los pocos clásicos románticos que no provocan arcadas (como si lo hacen My heart will go on o I will always love you). Justo con esta canción asistimos al momento más emotivo de la película (aún más que el final) cuando Sebastian toca el piano y Mía canta con él. El juego de miradas, las risas que interrumpen la canción. El conjunto de todos los elementos nos hace pensar en un amor sin drama ni tragedia, un amor sencillo y cotidiano al que le importan muy poco los planes, los objetivos, las cláusulas no escritas del contrato que es en verdad una relación. Por supuesto, como en la vida, ese amor dura lo que un suspiro.
La otra escena emotiva, se da, como cualquiera que haya visto la película lo sabe, al final, con esa retrospectiva al "pudo ser" de los personajes mientras, como no, la música nos hace sentir que somos nosotros quienes estamos teniendo los recuerdos, terminando en una desgarradora imagen de Sebastian tocando las notas finales de City of Stars (Que de pronto ya no es la canción de amor, sino la de nostalgia, la de despedida, la de soledad). A propósito, si bien puede parecer que se nos dice que las cosas terminaron entre ellos fue porque tomaron decisiones equivocadas; la verdad es que la escena es más una mala representación del "eres arquitecto de tu propio destino" porque salta a la luz que son muy pocas las cosas que, de verdad, pudieron haber cambiado y que, seguramente, no hubieran influido en su separación.
Vemos, entonces, que la película es lo suficientemente mediocre para ganar no uno, sino una mochila llena de Óscares (Ya sabemos que últimamente la mediocridad es el requisito central para su obtención), pero que musicalmente cumple sobradamente.
Sin embargo, debemos aclarar que el cine difícilmente es inocente, salvo que se trate de filmes increíblemente malos como los de Leónidas Zegarra. Por lo general, y más aún en una película CONSTRUIDA para aspirar a todos los premios y al fervor del público, lo que menos se espera es que pase desapercibida para lo profundo de tu psique (de tu lado consciente solo importa que pagues la entrada) y es mucho más lo que esconde que lo que muestra. Entonces ¿De qué trata realmente La, la, land? Primero que nada, es necesario recordar la influencia de la política en el cine comercial estadounidense. Mucho de lo que se filma y comercializa está influido directamente por el entorno socio político, especialmente cuando este es conservador. Así tenemos la inmensa popularidad de los héroes de acción nacionalistas en los ochenta, cuando el régimen de Reagan estaba en su apogeo. Lo mismo podemos decir de los musicales en el período de la caza de brujas de McCarthy, que era la mejor forma de no arriesgarse a la censura y, de paso, alabar los valores judeo cristianos del "american way of life", con pasitos de baile y felicidad forzada (y muy, pero muy poco uso de neuronas para entender películas que la mamá gallina del gobierno se encargaba de digerir por el pueblo).
¡Un momento! -seguramente me detendrán y agregarán sabiamente -¿Si La, la, land es un musical, estás diciendo que, en realidad, se trata de un producto destinado a la estupidización masiva utilizando métodos clásicos y manipulación emocional con el fin de exaltar valores conservadores que han vuelto a salir a la luz en una sociedad xenófoba y prejuiciosa que acaba de elegir como presidente a Trump, con lo que se inicia una era de neo fascismo comparable a la del bendito Mc Carthy? Y sí, queridos lectores, no lo hubieran podido decir más claramente, así que solo me queda aclarar unos puntos, para los pocos despistados que aún ven en ésta, simplemente una historia de amor convencional matizada por dulces melodías.
1° Trump es un comerciante, un hombre de negocios y su cosmovisión monetaria se ha convertido en un paradigma (No gracias a él. Él es, simplemente, el resultado de tanto reenginering, de "el cielo es el límite", de "dar el ciento veinte por ciento" y estupideces similares cuyo fin es la esclavización voluntaria y feliz de los consumidores). Es por eso que, si bien se nos cuenta una historia de amor, se deja en claro que ésta tiene que terminar porque es incompatible con la consecución de los objetivos profesionales de los protagonistas. Ambos son un lastre en sus objetivos empresariales (entendiendo sus talentos como "su empresa") y tanto besito, ternura, cancioncitas y bailecitos estuvieron bien, pero ha llegado el momento de madurar y convertirse en elementos productivos de la sociedad porque cuando uno está enamorado, te importan una mierda la buena marcha del sistema y la compra compulsiva de objetos como sustituto de la felicidad, y tu productividad un tanto de lo mismo, así que ya, a mirar para adelante sin penas, que lo mejor está por venir una vez que renuncias a esas banalidades sentimentales.    
2° Trump, además de práctico, es un "hombre de familia" y entiende que el fin de una pareja es la procreación, pero no la de razas inferiores, de adolescentes o de white trash, ¡No! Procrear, tal como lo enseña la Biblia es la concepción de hijos caucásicos en hogares millonarios, con el fin de amaestrarlos para cuidar las pertenencias del 1% al que pertenecen. Entonces, en el filme vemos que Mía se casa con un presumible productor de cine, ella misma es una estrella famosa, así que al haber alcanzado "el éxito", se puede permitir la procreación de una hija. Los pocos segundos que asistimos voyeurísticamente a su vida familiar, vemos la cordialidad desapasionada que se espera de "una familiar bien" donde el deseo ocupa el lugar 78 de las prioridades domésticas. Sebastián, por otro lado, también ha alcanzado sus metas, pero al no cumplir el standard mínimo de la fertilidad productiva que se espera de un elemento consciente de la sociedad, se nos muestra más solo que la una; pero, claro, satisfecho con su lugar de macho gamma (que come bien pero que no consigue a la chica), lo que se grafica en la sonrisa final que se dedica la ex pareja. Él parece decirle: "estoy orgulloso de haber gozado de tus carnes temporalmente, sabiendo que, tarde o temprano, serías fecundada por un macho alfa de verdad, para que su estirpe siga predominando sobre la plebe" y ella: "vengo otro día para que nos acostemos, que nada tiene de malo la satisfacción carnal si mantengo impecables mis funciones de madre, esposa y mujer entrepreneur". Por otro lado, como dije "el fin de una pareja es la procreación" en esta era "neocon", así que en todo el metraje no aparece ni un solo homosexual.
3° Trump ya nos ha dejado en claro que no solo el reino de los cielos sino el imperio en la tierra pertenece a los hombres blancos, así que solo aquellos de tal ascendencia tienen que pensar en el ascenso social. Por eso se nos muestra a Sebastian como un pianista fracasado, pero siempre con el sueño de abrir un bar de jazz (hasta que lo logra, una vez pone en claro sus prioridades); mientras que los músicos negros que van apareciendo durante toda la película, son felices en su lugar de obreros remunerados, sin plantearse en ningún momento su paso a la participación y beneficios del capital. "Un negro es feliz entreteniendo a sus amos blancos, como siempre ha sido y debe ser" nos dice subliminalmente La, la, land. El único personaje no blanco que tiene éxito es el compañero escolar de Sebastian que lo recluta para su grupo, y claro, se deja en claro que sus experimentos sonoros tienen como fin destruir la música y el alma del blanquísimo Sebastian, quien, afortunadamente, entre en razón luego de un tiempo. Respecto a latinos, parece que no existieran, lo que es curioso en una ciudad en la que te puedes pasar la vida sin hablar una palabra de inglés.
En suma, la película no es un tributo al "Hollywood clásico", sino al nuevo gobierno estadounidense y al pasado marginador, machista, segregador  e hipócrita que trata de reponer el anaranjado gobernante. Gracias a eso, La, la, land se asegura varios Óscares, pero, también, un lugar en el panteón de las películas más reaccionarias y la primera de esta nueva era. Al menos nos queda la música. 

martes, 29 de noviembre de 2016

Vahal Morgulis, Fidel


Todos los hombres mueren. En eso somos idénticos a un koala, al escherichia coli y al pino americano. Somos seres vivos y nuestra única función como tales es mantener nuestra carga genética en el mercado cromosomático. Sin embargo hay algo que nos distingue de una bacteria, un hongo y de cualquiera de nuestros parientes primates: La consciencia de nuestra mortalidad.
Todos los hombres mueren y esa es la única verdad, la terrible verdad, a la que tenemos que enfrentarnos todos los días. Pero el hombre, tercamente, se niega a aceptar la insignificancia de su destino y ha luchado, desde el origen mismo de nuestra especie, por alcanzar la trascendencia. Es por eso que, insistentemente, ha creado dioses, sentimientos, sociedades, viajes espaciales, rascacielos y iphones con el fin de alejarse de esa verdad ineludible.
Sin embargo, cada cierto tiempo aparecen individuos con la fuerza, el coraje, el talento, la inteligencia, la personalidad para trascender por si mismos; con la capacidad suficiente de girar un poquito el curso de la historia y, aunque dicho giro no llegue a ser tan fuerte como para virar permanentemente el rumbo del hombre, sus vidas llegan a darles la inmortalidad, al menos histórica, que el resto de mortales jamás podremos obtener.
Es por eso que es insensato decir que todos somos iguales porque no todas las vidas son igual de importantes. No es lo mismo ser Juan Nadie, trabajador dependiente que ha llenado los mismos formularios cuarenta años y que aprovecha las vacaciones para dejar impecable el auto nuevo, que el abogado indio conocido como el Mahatma, que liberó una nación a punta de una bestial no violencia. En cambio, el bueno de Juan habrá podido ser un padre, esposo y trabajador modelo pero a su muerte le queda tan bien el dicho de “polvo eres y en polvo te conviertes”, que no dudaría en ponerlo en su epitafio (y en el del 99,999999999999999999999999 de personas que mueren por año).
El siglo XX fue, con diferencia, aquel que ofreció la mayor cantidad de seres inmortales (mejor dicho, inmortalizados). Desde monstruos desalmados como Hitler o Stalin (Que la trascendencia no implica moralidad alguna) hasta músicos cuya influencia universal fue más contundente que la de una guerra, como los Beatles. Es bueno referirse a los cuatro de Liverpool, porque así como ellos son la mayor representación de la época más musical, con la explosión de géneros antes impensados y su masificación, que permitió reducir distancias en el disfrute cultural, entre ricos y pobres, también fue una época en que el mundo empezaba a despertar a la injusticia, empezaba a dudar de sistemas abusivos que permitían a personas y países acumular inmensas riquezas a costa de otras personas y países. Era como un fuego que se extendía por el mundo (Apagado ya, con el agua helada del consumismo) y tuvo como máximos representantes a esos Beatles caribeños que fueron los hermanos Castro, acompañados de Ernesto Guevara y Camilo Cienfuegos. Y aunque el rostro mundialmente visible de la Revolución Cubana, como Paul Mc Cartney, es el Che, el verdadero artífice, la principal voz fue Fidel.
Todos los hombres mueren y si bien es ocioso debatir sobre si Castro fue muy bueno o muy malo (aunque es a lo que se dedica la gente luego de su muerte, por esa tendencia absurda de simplificarlo todo de acuerdo a los parámetros político morales del opinante). Ya sabemos: Si eres de izquierda, Fidel fue un Dios en la Tierra; si eres de derecha, el mas grande y vil de los monstruos que hayan existido. Lo que nadie puede negar, a riesgo de demostrar una mezquindad absoluta, es la enorme magnitud de su hazaña. No solo enfrentar a un dictador fuertemente apoyado por los poderes económicos estadounidenses (Que eso lo han hecho muchos), además triunfar (Que lo han hecho pocos); y, sobre todo, crear un sistema político económico completamente contrapuesto al capitalismo de su gigantesco y molesto vecino y haberlo hecho dudar más de cuarenta años (Que solo lo ha hecho él). 
Naturalmente, no hay moral que no se resienta durante tantos años en el poder y, seguramente, buena parte de las historias de corrupción, abuso y enriquecimiento son reales (Es curioso como a Steve Jobs si se le perdona su carácter psicótico abusivo y controlador, por “tanto que le ha dado a la humanidad” cuando lo único que buscaba era enriquecerse) pero también es innegable que dentro de las inmensas limitaciones de una isla casi sin recursos energéticos y que, además, sufre un largo embargo comercial por parte de la principal potencia del mundo, haya logrado construir un país sin muertes por hambre, con educación y salud universal y, aunque tremendamente limitadas todas ellas, son mucho, muchísimo más de lo que podemos presumir todos los demás latinoamericanos. Puede parecerte poco a ti, que hablas de libertad de expresión sin nada que decir más que “Thank god it’s friday” y que hablas de “los pobres cubanitos” porque tomaste unas vacaciones en Varadero. Pero, ¿Crees que opinen como tú los niños que mueren cada año por el friaje o porque no tienen un centavo para alimentarse?
El sistema ideado por Fidel no es perfecto, es más, tiene muchos errores y, a la larga, se hará inviable y la isla sera fagocitada por el brillante encanto del libre mercado (Con lo que las élites cubanas de Miami se harán dueñas del país y los cubanos de ahora se convertirán en la mano de obra barata que es el cemento en el que se construyen “las oportunidades”; pero la importancia de Fidel yendo contra la corriente pero con el pragmatismo de intentar cambiar, no el mundo, sino su propio Estado y haberlo logrado, si bien es cierto, con éxito relativo, lo hacen un personaje que, difícilmente, será olvidado, y eso está muy por encima de demonizaciones a lo Aldo Mariategui o divinizaciones a lo Goyo Santos, igual de ridículas en sus extremismos.



lunes, 17 de octubre de 2016

Superhéroes: El niño interior me sabe a mIllones



Desde hace algunos años, los superhéroes son los reyes absolutos de la pantalla grande. Es más, el resto de películas son simples placebos para matar el tiempo hasta el siguiente gran estreno de Marvel (Diríamos DC también, pero aún a pesar de su agresivo intento de copar el mercado y calar en el imaginario colectivo con 85 películas anuales, hasta ahora, solo causa vergüenza ajena). Es que el superheroico es el género comercial perfecto pues tiene de todo para enganchar a públicos variopintos (algunos dirán estereotipos, pero, es de valientes aceptar que casi todos lo somos y que nuestra originalidad es una quimera). Como es un tema muy largo, lo desarrollaremos en varias etapas y cuando las ganas lo permitan. Esta vez hablaremos del publico que hace posible que Avengers sea más rentable que la venta de metanfetaminas (Con el perdón de Walter White).

- Los Niños: Tienen toda la parafernalia de colores y rayos y simplificación moral entre malos y buenos para no tener dudas respecto al personaje al que deben emular para moler a palos al enemigo imaginario (Y de paso la sociedad se ahorra un dineral en brainwashing al mostrarnos que el mundo ideal es el judeo cristiano americano y que vale todo para defendernos de quien vaya contra sus preceptos. Si Iron Man asesina un ejército de malos malotes y lo celebramos con chiflidos y aplausos a rabiar, vamos condicionando a los pequeños a que un ejército de ocupación o salvajes bombardeos con drones son bienvenidos siempre y cuando los usemos nosostros y no nuestros "enemigos". ¡Ya podemos decir, orgullosos, que el nivel de salvajismo potencial de nuestros infantes está a la altura del de los miembros del Estado Islámico!.

- Los adultos jóvenes y varones: Cuyo paradigma de cine clásico son las películas de Vin Diesel y no se pierden ningún estreno de acción, de esos que tienen muchos carritos y balaceras y algunas mujeres semi desnudas.Este grupo está en la gloria con estas películas en las que, como mínimo se destruyen un par de ciudades y hasta de mundos, igual que los niños, no quieren sutilezas: "Buenos nosotros, malos ellos" es la consigna y unas gotas de profundidad a lo Coelho, con frases del tipo: "La amistad es como polvo de estrellas, a veces no la vemos, pero es infinita", que le permiten pensar que son mejores veedores que los del primer grupo, porque comprenden el subtexto y nada como copiar una frase contundente para impresionar a alguna incauta.

- Las niñas fresa: Amantes de las comedias románticas de toda la vida, y que podrían, furibundas, arrastrar al personaje anterior a ver el último irritante bodrio del galán de moda, tienen una opción más al poder pasarse un par de horas embelesadas en la admiración de los abdominales de uno o varios superhombres esculpidos en piedra y envueltos en reveladoras lycras. Además, sin sentirse culpables porque, bueno, estarán semidesnudos pero son superhéroes así que no es pornografía, no?Por si fuera poco, el novio dificilmente podría ponerse celoso de su poco casta imaginación, pues, para él, es la novia cool, que comparte sus gustos por las aventuras de Thor, sin poder suponer que la aventura quisiera vivirla ella con el mitológico dios.

- Los Geeks: El público original, aquellos que saben han leído no solo el cómic, sino que conocen al dedillo los universos alternos e historias paralelas, pero que guardan en sus nerdies corazoncitos un lugar especial para la película, así esta tenga increíbles fallos de continuidad, personajes con biografías que no se corresponden al canon o actores que no le hacen justicia al sueño húmedo que tienen en sus mentes. En los últimos años, y eso tienen que agradecerlo a los hipsters y a The Big Bang Theory, han salido de la categoría "raritos" que compartían con los fanáticos del heavy metal ochentero y con los jugadores de Dota y han pasado a ser socialmente aceptados, con lo que se han convertido en un target apreciadísimo para las campañas de marketing pre y post fílmicas. Gracias a su ingreso al establishment, su número cada vez es mayor y, muchas veces, incluso se ha visto lo impensado; es decir, que alguno de ellos llegue al cine de la mano con una de las niñas fresa de las que hablamos anteriormente 

lunes, 28 de marzo de 2016

Batman v Superman: O como hacer que extrañemos a Ultrón

No creo que alguien mayor de doce años hubiera, siquiera, albergado esperanzas de que Batman v. Superman fuera una gran película. El listón que había dejado la trilogía de Nolan era muy alto (en mucho menor medida la última, que hasta mataba la magia oscura de Gotham, al mostrar en cada toma publicitaria que se trataba de New York) y el nivel de Superman de Snyder era tan bajo que, dificilmente, podría haberse reinventado para esta nueva entrega. Además, es muy evidente que un personaje tan plano, como votante de Donald Trump, requiere de un esfuerzo sobrehumano para ser interesante. 

En ese sentido, poner el peso de la historia en Batman y que el hombre de acero (¿Porqué le seguimos diciendo así, si existe un Iron Man?) sea solo el antagonista, primero, y el sidekick después, hubiera sido una decisión acertada, en caso de que el personaje del murciélago estuviera correctamente construido, lo que no sucede en absoluto. El Batman de Affleck carece de matices (Por las limitaciones actorales del propio Ben y por un guión que raya en lo absurdo y un cuerpo exageradamente musculoso para el Batman otoñal que pretende ser) y las motivaciones para el conflicto entre los dos héroes llevan a las lágrimas, pero de risa, por lo absurdas.

Las películas de Nolan tenían un subtexto muy interesante representado por sus villanos: En la primera, la Liga de las Sombras recreaba el fundamentalismo moral (O religioso, como prefieran), que por buscar la purificación espiritual de la sociedad, no duda en destruirla. En la segunda, la anarquía absoluta representada por el Joker, que se rebela ante "los buenos y los malos" que son tan necesarios para que una sociedad funcione y busca dinamitar una sociedad absurda, basada en retorcidos códigos (aquí un análisis de esos filmes). La tercera tiene en Bane al demagogo antimercado que ataca el sistema económico representado por Wall Street (Para los intereses de otros poderosos) y en Talia Al Ghul al reflejo de "la nueva ecología de mercado", cuyas aparentes buenas intenciones ocultan que es solo otra cara de la misma moneda y cuyo afán de cambio es una excusa para estructurar una nueva oligarquía.

Batman v. Superman, tiene su esbozo de crítica, pero es tan infantil y mal llevado, que termina causando vergüenza ajena. En este caso, hablamos de la discriminación al extranjero, al diferente. El problema, es que mientras es lógico que Batman (O cualquier héroe) enfrente a la anarquía o a la intolerancia, es absurdo que uno de los superhéroes, aparentemente, más inteligentes del universo DC, caiga en el prejuicio contra Superman, porque "es mega fuerte y un poder así, que no puede ser controlado, debe ser destruido". O sea, el puede estar por encima de la ley porque "es bueno" pero los otros no "porque quien sabe como serán", que termina siendo la misma lógica de Supermán (cuya oligofrenia hace que sea un razonamiento esperado en él. Recordemos que es un votante de Trump) al exigirle a Batman una jubilación anticipada sin derecho a pensión.

Obviando la penosa justificación para el enfrentamiento de los superhéroes, que de acuerdo a sus disquisiciones filosóficas previas, debió terminar en la muerte de alguno de ellos,  el que concluya con un "mira que casualidades, mi mamá se llama como la tuya. Eso significa que seremos amixers forever" ya lleva a querer morir atragantando con el pop corn gigante de tus vecinos en el cine, que parecen estársela pasando en grande.

El resto de la historia puede resumirse en "malo muy malo se enoja porque no se mataron entre ellos los héroes. Crea monstruo ultra poderoso para que los mate a los dos, sin tener mucha consciencia de que cuando acabe con ellos acabará, también, con el resto de la humanidad pues nadie más que ellos podrían detenerlo. Están a punto de perder, pero ganan. Parece que Superman muere, pero no". Y para poner el sello de indiscutible estupidez, la cámara lenta que le ponen a cada escena de Wonder Woman es absolutamente patético, por muy sexy que se vea su cabello al viento. 

Luego del visionado de esta película, uno puede pensar en madurar, dejar de perder el tiempo con personajes vestidos en mallas y tomarse la vida en serio; afortunadamente existe Deadpool para que esta sensación sea solo pasajera.

martes, 22 de marzo de 2016

Sumisión: El Pragmatismo según Houellebecq


Sin importar el libro que estemos leyendo, Michel Houellebecq siempre habla de lo mismo: La soledad y el envejecimiento. Sus historias son solo excusas para volver incesantemente a los mismos tópicos y, por lo general, nos regala un final tirado de los pelos, mofándose de nosotros (muchos jamás nos damos cuenta), al darnos a entender, como única moraleja, que en este mundo, en esta carne y en esta civilización occidental, estamos jodidos hasta la médula. 

El ser humano nace, crece, se reproduce y muere. Esta simplista, y deprimente, descripción de la vida es precisa e inevitable, salvo en el aspecto de la reproducción. Este, al que llamaremos el tercer paso de tu existencia, desde finales del siglo pasado va haciéndose menos popular, especialmente en países del primer mundo, conforme pasa el tiempo. La edad promedio del inicio de la paternidad se aleja a pasos agigantados del momento biológico ideal y, en un gran porcentaje, nunca llega a ejercitarse.

Sin embargo, nuestros cuerpos, que no han cambiado gran cosa desde los albores de la humanidad, nos exigen, mediante señales, similares al hambre, que ya llegó el momento de la procreación y que lo hagamos de una vez, para poder continuar con la etapa de manutención hasta que las crías se hagan independientes y poner sumergirnos, resignadamente en la vejez y la muerte y, de esa manera, mantener en movimiento el ciclo de la vida. 

Al alcanzar la adolescencia, se dan las primeras señales: Hormonas desenfrenadas, odio a la autoridad y a los padres. Júntalo con alcohol y drogas y ¡Listo! Embarazo juvenil garantizado. Además, si eso falla, que es común en un mundo con métodos anticonceptivos, nuestros genes -en complicidad con la sociedad- han inventado el amor romántico, que conduce al matrimonio,y este a la reproducción como una manera de "fortalecer" dicho amor y "al hermanito para que le haga compañía". Es así que, un gran volumen de la población termina cumpliendo con el tercer postulado de la vida ("Se reproducen", por si lo olvidaste) y trabajando para "darles lo mejor" y anularse como seres humanos hasta que la vejez los atrapa desprevenidos, con suerte, y se mueren. Ciclo completo y a pasar a la siguiente generación. 

Por otro lado, aquellos que no pasan por esa fase, voluntaria o involuntariamente, aún tienen el "ansia parental" en su organismo, desesperada por expresarse, así que allí entran a tallar los placebos capitalistas del amor, cuyo epítome viene a ser: ¡El perro! Un vulgar cánido que ha evolucionado para entender que el humano es su macho alfa, por lo que puede cumplir el papel de hijo pero sin los molestos problemas que implica uno de verdad, como enseñarle cosas, utilizar casi todo nuestro tiempo en él o ver como, a pesar de nuestros cuidados infinitos, va alejándose de nosotros. Un hijo exige demasiadas responsabilidades y es un freno en las aspiraciones profesionales, tan caras al pensamiento occidental. En cambio el perro solo nos da amor, mejor aún, solo nos da amor cuando lo necesitamos y el resto de tiempo podemos utilizarlo en cosas más productivas y, lo mejor de todo, es que no se irá con sus amigos o con la novia/o  ¡Es mío, solo mío! Además, "se le pueden comprar tantas cosas lindas" y es el infante eterno, un organismo que no se independizará, que estará allí hasta que lo decidamos o hasta que se muera. 

Claro que esa "paternidad animal" termina tergiversando nuestra capacidad de entender a nuestra propia especie, de indignarnos con las injusticias humanas y de involucrarnos en causas que puedan ser perjudiciales para el status quo. Mientras más derechos tengan tus mascotas, el mercado podrá venderte más productos y ¡La rueda de la economía girará perfectamente! Por el contrario, mientras más derechos pidan los humanos, más difícil es que la gente ame su papel de esclavo. 

El hijo (o bueno, el perro) termina siendo nuestra forma de inmortalidad. Una vez que vas envejeciendo, tomas a tu retoño como el relevo que "hará lo que tú no pudiste" y así gozarás de una segunda oportunidad, de una segunda vida que hará que soportes tu esclavitud social hidalgamente, con la esperanza de que tu hijo (tu otro yo) ya no tenga que cargar las mismas cadenas.

Pero hay un tercer grupo: Aquellos que no tienen hijos, ni mascotas, o que no logran creer aquello de que sus vástagos son la extensión de sus propias vidas, están condenados a un tipo de soledad y vacío emocional que sólo comparten quienes carecen de ese otro placebo social que es la religión. Es aún peor cuando son ambos los vacíos a los que te enfrentas.

Así son los personajes de Houellebecq: Hombres educados, cultos, sin problemas económicos, ateos y en el ocaso de su vida reproductiva, sin hijos y sin ganas de tenerlos. Personas en apariencia exitosas, que han fracasado en aspectos menos visibles, más íntimos, y que no suelen solucionar esos fracasos ni maquillarlos con juergas de fin de semana ni con adicciones al trabajo. Es más, suelen no estar cómodos en actividades sociales y toman sus labores como simples fuentes de ingresos (Dicho sea de paso, suelen tener trabajos que les brindan abundante tiempo libre, el que aprovechan en sentirse más miserables).
En su última novela: Sumisión, a diferencia de sus primeras obras (Antes de El Mapa y el Territorio), el sexo tiene un papel secundario, aunque importante para entender sus motivaciones en la deconstrucción de su concepto de amor. A lo largo de la narración, pasa del absoluto descreimiento ante "el amor romántico que producirá hijos" a la añoranza por el "con ella pudo darse el amor romántico que producirá hijos" y de allí al "no hay manera de que una mujer pueda llenar todas mis carencias". En este punto: Jubilado a la fuerza a los 45 años, con una pensión digna de la cédula viva de la 20530, con una pasmosa cantidad de tiempo libre y sin nada que hacer, el protagonista siente que ha tocado fondo, que no importa si pasa un día o cincuenta, se va a morir ahogado en su profundo vacío.    

Es entonces que se le ofrece una solución de un pragmatismo tremendo. François fue profesor universitario en la Sorbona y con la llegada al poder de un partido musulmán, ésta se convierte en una universidad islamista, lo que origina su prematura jubilación. Entonces, el nuevo rector intenta convencerlo de que regrese, para lo cual tendría que convertirse a la fe de Alá y le dice, más o menos, lo siguiente: "¿Cansado de tu middle aged crisis? ¿El nihilismo no te deja disfrutar del canto de los pajaritos? ¿Te gusta comer bien pero no tienes ni tiempo ni ganas para la cocina? ¿Te falta buena conversación? ¿Tu casa no tiene el nivel de aseo que esperarías? ¿Te falta amor? ¿Necesitas una concepto de espiritualidad que le brinde cierto sentido a tu envejecimiento? ¡No busques más! ¡Tenemos una oferta limitada por la que te ofrecemos un Dios que regule cada aspecto de tu vida, de manera que no puedas darte tiempo para dudar (Y no esas mariconadas new age de La Posibilidad de Una Isla)! ¡Pero eso no es todo! ¡Si llamas ahora mismo, tendrás la posibilidad de llevarte no una ni dos, sino cinco esposas! ¡La cocinera! ¡La lavandera! ¡La artista del sexo y la artista de verdad! ¡Incluso la amiga! ¡Todas ellas dispuestas a tratarte como su señor y a convivir entre ellas a sabiendas de su papel secundario en la sociedad pero central en la familia! ¡Olvídese de las mascotas y las películas porno! ¡Olvídese de infidelidades y borracheras de bar con los amigotes! ¡Ahora sí podrás tener todos los hijos que quieras sabiendo que tu libertad no se resentirá un ápice! ¡Esta oferta aplica solo por el día de hoy!

Es entonces que François, luego de un breve momento de duda, entiende la diferencia esencial entre la civilización musulmana y la occidental: Mientras la última ha tratado de crear una sociedad en la que prime el individuo, sin importar su sexo, ha terminado, más bien, desnaturalizando sus características generando una perpetua e inevitable sensación de infelicidad que es combativa con el consumismo y las ansias aspiracionales. La sociedad islámica, en cambio, se encuentra en una mayor consonancia con la genética humana -al fin y al cabo no dejamos de ser animales- y pone como eje social a la familia simiesca tradicional (un macho alfa, el número de hembras que puede alimentar y a sus crías), pudiendo solo el macho interrelacionarse con otras unidades familiares, para crear una nación que se basa en ello y en su sumisión completa a las leyes divinas.

François está cansado, solo, pavorosamente solo y aburrido; por lo que, para él, la elección es muy sencilla; así que renuncia a los conflictos abstractos de su intelecto y se abandona a la placidez de una vida simple, animal (en el buen sentido) y en comunión con todo su entorno. En otras palabras, halla la paz en la ignorancia, que es más o menos lo mismo que buscan los que van a las "marchas por la vida", a las estaciones en semana santa y las misas dominicales. 

Houellebecq nos permite comprender e inmenso éxito del islamismo (y de la religión en general) en un mundo en el que la opción antitética es frustrante, dolorasa, vacua y, a menudo inutil; y permite que comprendamos el porqué del avance de los fundamentalismos incluso entre personas instruidas. ¿Es la de François la opción correcta? Mejor lees el libro y lo decides tu mismo.