sábado, 27 de febrero de 2010

Bear Grylls: Destripador de camellos



Cuando haya ocurrido lo que tenga que ocurrir (una guerra nuclear, la explosión del Yellostown, el cumplimiento de las profecías maya, la canonización de Tongo) no olvidaré dos cosas: 1) La canción de Phil Ochs, The Highwayman, que cargaré en mi mp4 y repetiré y repetiré mientras camine por una carretera desolada empujando un carrito de mercado (sí, tampoco olvidaré el libro de Mc Carthy) y 2) Los incontables beneficios de encontrar en mi camino a un camello muerto. Si no lo habían visto antes, entonces les faltará palabras para agradecer a Periódico de a china por postear este video donde Bear Grylls nos enseña a aprovechar todas las bondades que los buenos bereberes del Sahara saben extraer a la naturaleza. Habría, eso sí, que preguntarle a Bear si daría lo mismo un burro, una llama o un gato techero. Bon appétit.

C. Q.