miércoles, 27 de octubre de 2010

Carlos Cacho: El Macho Latino juega a los atropellados


Hace algunos años salto a la escena de espectáculos peruana un tipo de reducido carisma, limitada dicción y tan amanerado como solo un peluquero gay sabe serlo. ¿Su mayor virtud? Justamente, haber sido uno de los principales estilistas -e intimo amigo- de la extrañamente famosa Gisela Valcárcel. Tuvo un cierto, efímero, éxito conduciendo un programa televisivo más que nada por la belleza de su acompañante y de allí en adelante se dedico a pulular por la escena farandulesca siempre a la sombra de su patrona: la ilustradísima seguidora de Sai Baba, la Lady Di de Barracones, la Valcárcel. Se que luego condujo uno o dos programas, pero que ya nadie vio. 

¿Marlon Brando? No, Carlos Cacho
Como pueden apreciar, distinguidos lectores de este periódico de a china, a este personajillo la conducción no le va muy bien -y justo por esa antigua tara- volvemos a tenerlo en el ojo publico, al haber atropellado -hace pocos días- a un transeúnte, de madrugada, completamente borracho, y en acalorada discusión con su adolescente de turno. El conductor, por supuesto, no tiene licencia (lo que explicaría su desastroso desempeño ante cámaras) y, por su fuera necesario agregarlo, el automóvil no tenia seguro.

Pero Carlitos Cacho, como si en hábil sacudida posterior se encontrara, evito la prisión preventiva que corresponde en estos casos, por lo que felicitamos a su abogado, ya que nuestra engreída Angie, si tuvo que irse presa solo por una rencilla, de esas en las que todo ciudadano de bien termina alguna fin de semana. De cualquier manera, esperamos, de corazón, que el trauma sea lo suficientemente fuerte para que busque la paz en una secta religiosa de esas tan famosas entre famosos y nos brinde la dicha de perderlo para siempre de nuestras pantallas. 

En este vídeo, san Cacho explica sus sensaciones frente al "accidente".