domingo, 25 de abril de 2010

Politología para Dummies (Primera Parte): La Diestra es la menos Siniestra

Suele suceder que los lectores de Periódico de a china, luego de visionar dos o tres artículos de la sección de espectáculos sienten nacer en lo profundo de sus almas el natural deseo de ser -como nosotros, sus mentores- parte de la Historia. (No hablamos, obviamente, de aquellos que malgastan sus vidas en inútiles actividades como la pintura o la escritura de novelas de corte teológico-fantástico con toques de melodrama texano que nunca llegan a terminar, pues esos, si nos llegan a leer, huyen espantados de la claridad de nuestros conceptos, que echan por tierra sus líricos y vanos cuestionamientos hacia la vida). Como no todos nuestros fieles seguidores pueden llegar a ser gerentes de marketing de Apple o asesores tributarios de Carlos Slim, es que a algunos les da por alcanzar la trascendencia por la vía política. Sucede que muchos, particularmente los que pertenecen a generaciones posteriores a la caída de la Unión Soviética, no tienen mayor idea de lo que significa o en que consiste una doctrina política. No estamos diciendo que saberlo sea necesario para alcanzar el éxito en dichas lides -basta con hacer un repaso de nuestros últimos presidentes- pero sabemos que un lector de Periódico de a china, no puede caer en la mediocridad de un aprista promedio...bueno, de un aprista a secas; y debe encaminar sus futuros discursos (y perfil del facebook así como los mensajes que postee en el twitter de su campaña) de acuerdo a la línea de pensamiento y acción política que previamente haya elegido. Es por eso que -yendo en contra de todo lo pontificado hasta este momento- les ofreceremos un exhaustivo análisis ¡de casi cuatro párrafos completos! en que abarcaremos todas las tendencias políticas del orbe; es decir: La derecha y la izquierda de toda la vida. Ya que la política en el Perú es infinitamente más compleja, en un próximo post haremos el análisis de algo verdaderamente importante como son el humalismo y el aprismo.

LA DERECHA:

Una de las mayores ventajas que puede ofrecerte el hacerte “de derechas” es que el rango de opciones que te ofrece es bastante amplio, por lo que lo mismo puedes ser neonazi ansioso por gasear a alguna minoría; un cura de los de antes (de cuando los monaguillos no se quejaban de sus castos galanteos) o un numerario del Opus Dei con voto de castidad incluido; un yuppie en la crisis de metrosexualidad; un hijito de mamá o un frío economista. El único postulado con carácter vinculante se le exige cumplir a alguien “de derechas” es manifestarse -con el mayor énfasis posible- contra todo lo que suene a comunismo, socialismo, o izquierda a secas.

Entre las delicias culinario-sociológicas que este vasto redil te ofrece puedes optar por diversas y sugestivas posibilidades. Entre ellas tenemos:

NACIONALISMO: Para esta subespecie, la nación es el único referente que puede definir una identidad política. Lo que puede también explicarse con la siguiente frase: O eres de mi país o te jodes. Debes asegurar que tu patria es única y autosostenible y que todo lo extranjero sirve simplemente para corromper los viejos y tradicionales valores. Es decir asegúrate de señalar las bondades de las economías feudales y la eficacia de la mano dura para defender los derechos de los hijos de tus hijos contra los diversos colectivos violadores de tu suelo y de tus mujeres.
Entre los más lúcidos representantes de esta corriente tenemos al ínclito Benito Mussolini o al “Caudillo” Francisco Franco en Europa o el preclaro marido de Evita hacia este lado del mar.

TRADICIONALISMO O ULTRA DERECHA, O EXTREMA DERECHA: Aunque para el catador político de olfato no entrenado, el tradicionalismo es sólo otro nombre del nacionalismo; debemos aclararles ¡oh, caros lectores! que esta vertiente es para la derecha lo que el caviar beluga para las hueveras de pescado. A pesar de sus pocos brillos actuales, la derecha ultra lleva la esencia más pura de lo que significa “ser de derechas”; es decir, es el nacionalismo más la ausencia completa de ese despropósito llamado corrección política. Dentro de este segmento, no sólo está permitido llamar negros a los negros y quejarse de que por culpa de esos indios (sudacas, rotos, puneños, subsaharianos, paraguayos, mojados, etc) de mierda se jodió el país; y, que un hijo, mejor muerto que maricón; sino que cualquier tipo de eufemismo es considerado propio de rojillos amanerados e incestuosos. Una de sus mayores bazas electorales es su creciente apoyo a la reimplantación de la prima nocta.

LIBERALISMO, NEOLIBERALISMO: Que no es lo mismo, pero es igual. Podemos llamarle también liberalismo neoclásico para ponernos un poco pedantes -que nunca está de más. La tesis central de esta facción es: El mercado, como el hombre, esta creado mediante un “diseño inteligente”, y como tal, se encuentra dotado de libre albedrío. El mercado tiende a autoregularse con el objetivo de lograr el beneficio tanto para los comerciantes como para los consumidores, y, por consiguiente, para la sociedad. Sin embargo, a pesar del marcado designio divino; el Estado -como entidad verdaderamente salida de los infiernos- busca mediante regulaciones demoníacas acabar con este delicado equilibrio, regulando precios, protegiendo a los trabajadores, velando por que se cumplan horarios máximos de trabajo y evitando el trabajo infantil; es decir: impidiendo que la sabia mano del mercado (y los mercaderes) vele por nosotros y nos haga progresar como lo merecemos.
Algunas de las propuestas de toda la vida son eliminar, o por lo menos reducir gastos públicos innecesarios como educación o salud; privatizar todo lo mensurable en euros o dólares; prohibir la legalización de inmigrantes o su manifiesta ilegalización (como ya se ha logrado en Arizona, tierra fértil y sabia en donde las haya) y la distribución de material cultural y educativo sin pagar fortunas por ello, alegando (tanto para los inmigrantes como para el derecho a la cultura de los que no pueden comprarla) que tergiversan las leyes elementales del mercado, ergo, de la sociedad, y por tanto, lo único que se logra es acercarnos cada vez más al temido Apocalipsis, donde la ley será violentada a toda hora como quien toma una combi y los artistas habrán desaparecido de la faz de la tierra al ver que su trabajo, por culpa de los piratas no rinde lo mismo que si fueran administradores de recursos humanos de una empresa minera. Yo también me pregunto: ¿Quién se dedicaría al arte si este dejara de ser el mecanismo más fácil de hacerse rico, como tradicionalmente ha sido?

DICTAMEN DE "PERIÓDICO DE A CHINA":

La derecha es -y siempre ha sido- aquella con la que escribimos, comemos y nos persignamos. Es por consiguiente, y por decisión divina, la opción correcta y la que nosotros firmemente recomendamos a nuestros lectores. No olviden jamás que con sólo mencionar ocasionalmente en un discurso frases como: “la familia es el núcleo de la sociedad”, “la patria es nuestra primera madre” o “dios nos ha elegido en su cruzada” pueden dedicarse a lo que les venga en gana en la política. Sin olvidar, por supuesto, el ataque ocasional a la orilla de enfrente, donde las cosas están aún peores, si es que ello es posible.

H. P.