lunes, 23 de junio de 2014

Italia: La gran favorita de Berlusconi

Italia es sinónimo de elegancia: Valentino, Dolce y Gabanna, la canción del Mundial del 90. Incluso ahora, es casi seguro que Cesare Prandelli se lleve la copa al técnico mejor vestido (Trofeo disputado, apenas, por el look trendy de Joachim Löw).

Es natural, entonces, que su fútbol refleje esa tendencia estética tan natural al habitante de la península. Y a pesar de habersele increpado durante muchos años un juego a la brasileña, tenemos que mencionar a Totti, Del Piero, Roberto Baggio o el mismo Pirlo (Solo en los últimos años) para desechar la idea del fútbol ultradefensivo italiano. ¡Eso es culpa de sus técnicos, no de los jugadores! Así lo ha entendido Cesare y ha decidido no ir contra la genética esta vez, y aprovechar las innegables condiciones técnicas de un grupo que, a partir de la última Eurocopa, se está poniendo a punto para alcanzar a Brasil en el medallero.

EL EQUIPO

Cuando se habla de elegancia, es como si dijeramos Pirlo (futbolística, me refiero; de la otra, es como si dijeramos Beckham). El que convierte a sus compañeros en el ballet Mariinski de San Petersburgo, llega a su último Mundial con la misma clase de siempre, acompañado de futbolistas que no le van muy atrás en exquisitez como Verrati y que aunados a la potencia física de Balotelli podrían protagonizar la mayor injusticia de la Copa, al ser eliminados por Uruguay en la fase de grupos.

LA ESTRELLA

No, no creemos que este sea el Mundial de Pirlo. La lesión de De Rossi, hará que Verrati sea insustituible, lo que permitirá que éste, ya sin la presión de la suplencia, logre lo que nadie ha logrado hasta ahora: Hacer olvidar a Pirlo, con él en la cancha. Claro, si es que no los elimina Uruguay, que allí la estrella será el traje de Prandelli.

El pequeño Verrati tiene un juego notable y decisivo, pero hasta ahora la prensa, que suele mirar los partidos por nosotros, no le ha tomado interés; al cabo no tiene la belleza clásica de un Paolo Maldini o el carácter de diva del antiguo Cassano, ni la coleta mística de Roberto Baggio, asi que muchas camisetas suyas no se venderán. 

Sin embargo, si sobrevive Italia, Verrati se pondrá el equipo al hombro y, quién sabe, de llevarla a la final, de repente y hasta gana un par de solicitudes de amistad en el feisbug.   

LOS RIVALES

Ya hemos visto de lo que es capaz de hacer ese equipo de la CONCACAF ¿Puerto Rico? ¿Guatemala? ¿Haiti?, que los ha vencido a ellos y a los uruguayos robando de manera nefasta un lugar en octavos, que les correspondía a ambos, dejandolos en la penosa situación de eliminarse entre ellos. 

Uruguay, que se agiganta cuando se le trata como equipo chico, ha sufrido el peso de ser el favorito contra el equipo de la CONCACAF, pues su estilo se acomoda a que lo revienten a ataques, como el de Italia; por lo que el partido entre ellos está llamado a ser uno de los más importantes en la historia de los Mundiales. Suarez y Cavani pueden lograr que los italianos alcancen a España en el aeropuerto, para intercambiar postales. 

Inglaterra, la Costa Rica de la UEFA, solo vino a cumplir, y eso lo demuestra al no haber convocado al Maradona de las Islas Británicas, Peter Crouch; por lo que, ni siquiera merecen que hablemos de ellos.

PRONÓSTICO

Si logran eliminar a Uruguay, cosa muy difícil, el camino hasta la final está servido; pues no hay equipo que pueda causarle los problemas de los orientales. Eliminará sin despeinarse a Brasil, en semifinales y perderá la final contra Messi. 

Prandelli, por supuesto, nunca perderá la elegancia y saludará dignamente a los campeones.